¿Moda o milagro?

¡El coaching está de moda! Oí como conversaba una pareja en el asiento de delante del avión camino a Torrelavega (Cantabria), lugar al que me dirijo todos los meses para impartir el Máster de Life Coaching. Es evidente que llamaron mi atención y activé al instante mis oídos de escuchadora (deformación profesional jajaja). Mi primer pensamiento fue… A vueltas otra vez con la moda del coaching. 

Pensé que tenía que hacer un artículo aclarando esto por la gran confusión que tenían, cogí un lápiz y en el mismo periódico, aprovechando los espacios sin letra, escribí esto:

La Moda es algo mediático, de temporada, que llega y se va con la misma fuerza. Tendencia es algo que llega y se enraíza en el tejido personal, social y empresarial formando parte de una nueva cultura y emergiendo así como nueva profesión.

Estaba apurando el trozo de periódico que me quedaba para escribir cuando de repente la persona que se sentaba a mi lado, un hombre tan alto que sus rodillas chocaban con el asiento de delante, empezó a palidecer. ¿Te pasa algo pregunté? Sí, me contestó, tengo miedo a volar y me pongo muy nervioso. A mí por unos segundos me sorprendió pues su cuerpo y su miedo no me encajaban. Recordé los cuentos que recibí de pequeña “el ogro tenía un cuerpo grande y nunca tenía miedo” después del lapsus comprendí que el volumen del cuerpo no es garantía de ausencia de miedo. Le dije que yo estaba ahí acompañándole y poco a poco se fue calmando. Mi disposición de estar y escuchar actuó como un recurso de contención. Presencia y Atención los dos principios del coaching y si me apuras de la vida.

El desfase entre las habilidades personales y el desarrollo tecnológico reclama la intervención del coaching, pues esa brecha genera ansiedad y estrés a través del miedo al no saber, no poder, no tener, y como ya intuimos esta tendencia es cada vez más grande.
Los tiempos en los que vivimos y venideros nos duelen y todo apunta a que van a seguir así, por tanto, el coaching Sí o Sí ha llegado para quedarse.
Me gustaría que el coaching no fuera necesario pues eso querría decir que contamos con amigos capaces de escucharnos, que desarrollamos de forma natural la autoconfianza, que no tenemos miedos psicológicos, sociales y laborales, que hay un espacio social en el que podemos mostrarnos tal como somos, que nuestras relaciones son nutritivas, que el amor sustituye a la violencia y un largo etc.

También quiero decir que el coaching no es un objeto mil usos, ni un producto milagroso que por sí solo cambia tu vida y te trae la felicidad y el éxito. El coaching está asociado a la persona, y su técnica y arte están al servicio de la persona acompañándola en su recorrido de mejora. Quiero decir que si la persona que recibe el coaching no se implica y focaliza en el logro de sus objetivos, el coach no lo va a hacer ya que no es un proceso directivo, ni de asesoramiento, ni terapéutico.  ¿Qué quiero decir con esto?

Que puedes decidir sentarte a ver pasar tu vida y eso implica no hacer nada, o puedes decidir vivir tu vida y eso implica hacerte cargo de ella, en cualquier caso el coach no decidirá por ti, ni te dirá lo que tienes que hacer.
Si el coaching además de una técnica es un arte, no solo tiene que ver con aprender a aplicar el método sino también con la calidad del SER del coach (profesional que lo aplica)
Sostenible ¿qué significado tiene aquí? Generamos personas autónomas, independientes, alineadas en coherencia y ecología.
La física cuántica sostiene que cuando la persona  está en coherencia sus partículas crean una estructura materializando y co-creando su vida.
Estamos presentes en todos los ámbitos de nuestra vida, familiar, social, laboral profesional….. y aunque según el contexto nos pasan cosas diferentes, al final todo se reduce a “lo que hay”, “lo que me pasa con lo que hay” y “cómo intervengo”. En ese sentido el tipo de coaching que hacemos en nuestra Escuela tiene en cuenta las cinco dimensiones personales (Emocional, Mental, Lingüística, Corporal y Energética) y cada una de ellas está implicada en cada una de las respuestas y decisiones que tomamos pues cada parte forma un todo y el todo está en cada una de sus partes. Principio cuántico.

¡Cuanto más me conozco más sé quien soy!

Artículo de Antonia Martín

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *